ATESORAR EN SU CORAZON

Publicada en Publicada en Devocionales

3Durante la temporada de Navidad, solemos recibir numeroso regalos de los compañeros de trabajo, amigos, colegas y por supuesto, nuestra familia. Ellos suelen tener un rango desde pequeñas muestras, tales como dulces, frutas o golosinas caseras a elementos tales como libros, DVD, y tarjetas de regalo. A partir de ahí, la lista de regalos generalmente se hace más personal: Ropa, perfume o colonia, artículos prácticos que necesitamos, y hermosos artículo que el dado sabia que iban a deleitarnos de alguna manera.

Por lo general, después de que se han recibido todos los presentes, se abrieron y guardaron, uno o dos persisten en su mente. Tal vez se destacan por ser inesperado o debido a la asociación agradable con la persona y evento, o en el contexto que fueron recibidos. O tal vez algunos regalos solo nos hablan y emergen como favoritos.

María busco entre todos sus recuerdos y momentos preciosos con su hijo recién nacido, como si explorase un museo de arte de valor incalculable. Tal vez simplemente no podía elegir una escena especial o un recuerdo imborrable sobre otro. Ella los guardaba todos, consciente del milagro que había tenido lugar en su propia vida, y para toda la humanidad.

VERSICULO PARA MEMORIZAR: María Por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas. –Lucas 2:19-

RETO DEL DIA: Recuerde un momento espectacular de su infancia en la navidad y de gracias a Dios por ese hermoso momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *